No a la represión a los periodistas

No a la represión a los periodistas 26 de septiembre de 2019

Francisco Flores Legarda

Chihuahua, Chih.

“No temas avanzar lentamente,

solo teme quedarte en un mismo sitio”.

Jodorowsky

Para los regímenes totalitarios pocas cosas hay más incómodas que una prensa libre que controle sus desmanes. A ningún Estado tiránico o dictatorial le gusta que escudriñen en la verdad, remuevan en el lodazal de la corrupción o denuncien la violación de los derechos humanos.

El escritor y periodista estadounidense Walter Lippmann ya advertía de que la función de la noticia es señalar un hecho, mientras que la función de la verdad es traer a la luz los hechos ocultos, ponerlos en relación uno con otro, y hacer un cuadro de la realidad sobre el que los ciudadanos puedan actuar.

En muchas zonas del mundo, el periodismo vive hoy bajo un asedio continuo.

Desde Corea del Norte, el país en el que más amenazada está la libertad de prensa, hasta México, donde en lo que va de año han sido asesinados informadores, la prensa es un objetivo a abatir.

Está amenazada por el narcotráfico, las bandas de paramilitares y las mafias. Y también por los Estados. En nuestro Estado de Chihuahua, se aprestan callar a los medios de oposición.

El asesinato del periodista Jamal Khashoggi, tras ser aparentemente torturado en el consulado saudí en Estambul, revela el empeño de los Gobiernos totalitarios por acallar a la prensa crítica. El crimen viene a ser el equivalente saudí de lo que los mexicanos han llamado “censura a tiros”. Un concepto que suele ir acompañado de negligencia judicial, que a su vez se traduce en una lacerante impunidad.

Decenas de crímenes perpetrados en México contra reporteros y directivos de medios de comunicación siguen sin ser resueltos, como denuncian las asociaciones internacionales que velan por la libertad de prensa. Organizaciones criminales, funcionarios corruptos y políticos sin escrúpulos bloquean la acción de la justicia.

Este nuevo caso sitúa al país latinoamericano entre los más letales para ejercer el oficio. Una y otra vez, los periodistas reclaman que se investiguen los asesinatos, pero en muy pocas ocasiones los autores (o inductores) pagan por sus crímenes. Soriano, al igual que Khashoggi y las decenas de reporteros encarcelados, secuestrados, torturados o asesinados, merece justicia.

Salud y larga vida

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH.

@profesor_F

Power Gym