La libertad de ser

Libre desarrollo de la personalidad

La libertad de ser 6 de agosto de 2019

Santiago González

*Publicado en El Diario de Juárez, el 3 de agosto de 2019

Uno pensaría que hay temas que han sido superados, que al menos en el discurso nadie que no fuera un necio podría oponerse a ellos por ser asuntos tan claramente necesarios para la vida armónica de una sociedad inclusiva, pensaríamos que el único problema ya no sería el consenso de su beneficio, sino cómo convertirlos en tangibles. Pero la realidad que es cruel y fantástica nos demuestra constantemente que cuando un tema se ha discutido, incluso aceptado sin entenderse del todo, seguirá regresando al debate público. Y así, con la boca abierta y los ojos de plato vimos y escuchamos los argumentos sobre temas tan básicos en los derechos humanos que cualquiera pensaría que habríamos viajado en el tiempo 30 ó 40 años atrás.

La situación era básica, emparejar, actualizar la olvidada constitución local y simplemente ponerla a tono con principios básicos en temas de derechos humanos, fundamentales desde hace una década o más. El instrumento fue un decreto presentado por el PAN por el cual se modificaban y adicionaban los artículos 1, 2, 3, 4, 5, 64, 93, 144, 179 y 200 de la Constitución local, muchas de las adiciones eran simples modificaciones para incluir un lenguaje neutral dado que el documento estatal se encuentra escrito en masculino, otras eran para conjuntar en nuevos párrafos derechos regados por todo el instrumento local y por último agregar algunas disposiciones que se incluyeron en la Constitución federal en la reforma sobre derechos humanos del 2011.

Según el artículo 202 de la Constitución del Estado se requieren de las dos terceras partes del Congreso y de al menos 20 ayuntamientos que representen la mitad de la población del estado para que se pueda reformar la misma Constitución, por lo que necesariamente le correspondería al Ayuntamiento de Juárez aprobar el decreto mencionado. Cuando le tocó el debate a la fronteriza este versó sobre pedofilia, niños transgénero, aniquilación de familias y extinción de la humanidad, todo producto de hipótesis conspiracioncitas de los regidores (as), ante tan apocalíptico panorama el decreto fue rechazado, con lo que con base en el artículo 76 no se podrá presentar de nuevo hasta dentro de un año.

Seamos honestos, no somos una sociedad que guste de la lectura y ciertamente la información técnica no es la más popular herramienta para el debate público, ante esto bastó que a dichas modificaciones se les impusiera el mote de “Ley Antifamilia” para que redes sociales y medios de comunicación se inundaran de vestiduras rasgadas, escandalizándose con excesiva ira, pues a decir de opositores la reforma era para obligar a niños a volverse transgénero, legalizar la pedofilia, aborto, eutanasia y quien sabe que tantas locuras más, todo difundido con menuda irresponsabilidad por medios de comunicación, dejando un ambiente como para encender antorchas y quemar algunas presuntas brujas. 

Mientras escuchaba a los (as) regidores (as) regresaba constantemente al decreto, confundido, pensaba que me había equivocado de documento.

Para no exagerar transcribo a la letra el párrafo que legaliza la perversión:

“V. Autodeterminación. Toda persona tiene derecho a la autodeterminación y al libre desarrollo de la personalidad. Este derecho deberá posibilitar que todas las personas puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad”.  

Tal vez personas más avezadas que un servidor puedan decir “ahí clarito se ve como se está legalizando la pedofilia” pero yo no, incluso la SCJN ha definido el libre desarrollo de la personalidad de la siguiente manera: “… el reconocimiento del Estado sobre la facultad natural de toda persona a ser individualmente como quiere ser…”, aclarando que nunca el ejercicio de un derecho puede facultar la comisión de un delito. 

¿Cómo afecta el rechazo de esta reforma? En realidad lo único que afecta es la imagen de un Cabildo puritano y desinformado, materialmente nada ha cambiado, pues muy a pesar de sus preocupaciones por los derechos que incuban el libertinaje seguimos siendo la ciudad número uno en el país en agresiones sexuales a niños y niñas.

Los derechos al libre desarrollo de la personalidad y la perspectiva de género siguen garantizados en la Constitución Federal y Tratados Internacionales que, por virtud del principio “pro persona”, se aplicarán por encima de cualquier otra norma menos proteccionista, incluso por encima de la anacrónica Constitución del Estado de Chihuahua. La cual, eventualmente, será reformada, pero el episodio vergonzante quedará para la historia.

Ver estas manifestaciones en medio del proceso que atraviesa el estado y principalmente Juárez para la aplicación de la Alerta de Violencia de Género, es una ironía.

Amo esta ciudad, no su clima ni sus calles y, a veces, ni su gente, le amo sin ningún motivo aparente, así, de forma incondicional y por ello me ofende que muy a pesar de su historia, nuestra historia, demos pasos hacia atrás.

*Analista

Power Gym