COVID Juárez 20210406
Vacunación, desbarajuste total
Sin Retorno

Vacunación, desbarajuste total 25 de febrero de 2021

Luis Javier Valero Flores

Chihuahua, Chih.

Bastaron unos cuantos días y cantidades mínimas de vacunas -del total que recibirá el país- para evidenciar la incompetencia de las dependencias gubernamentales encargadas de la aplicación de las vacunas anti COVID 19.

Lo mismo ocurrió en uno de los centros urbanos más habitados del país -Ecatepec, Edomex.- que en una de las zonas mas agrestes del país, la Sierra Tarahumara.

Lo realizado por el gobierno de la 4T en la aplicación de las primeras vacunas a la población abierta -pues la aplicación al personal de salud permitía un mayor control y conocimiento del universo receptor de la vacuna- mostró las muy evidentes carencias en materia de planificación y operación de las dependencias encargadas de una tarea tan compleja y tan necesaria.

Durante las semanas previas millones de personas recibieron una llamada telefónica, efectuada por los servidores de la nación, según esto para tener un diagnóstico del número de adultos mayores que estaban dispuestos a recibir la vacuna, y los que podían acudir a que se las aplicaran.

Pero días después, anunciaron que había que registrarse en una aplicación especial por internet. Ante el volumen de personas que quisieron registrarse el sitio de internet se desplomó.

Finalmente se despejó y millones de adultos mayores se registraron, pero sólo un poco más de los 4 millones de los 15.4 millones de este rango de edad, lo que denotaba, entonces, un grave problema: Cerca de 3/4 cuartas partes de los senectos no tenían acceso a dicha aplicación.

No fue el único problema. 

Contra todas las opiniones científicas, médicas, de todo el mundo, y no solo los especialistas mexicanos, el gobierno federal resolvió iniciar la vacunación en las zonas rurales, allá en donde los niveles de contagio son los menores, y especialmente en las zonas indígenas.

Para todo ello habían anunciado la integración de las brigadas de vacunación, en las que participaban hasta dos elementos militares, las que acudirían a aplicar la vacuna en los lugares más apartados del país.

Pues ni una ni otra cosa, el sábado por la tarde en las redes sociales empezó a correr la información que en varias cabeceras municipales de la sierra Tarahumara estaban sobrando vacunas pues la afluencia de adultos mayores indígenas era muy escasa y entonces el personal que aplicaba la vacuna resolvió vacunar a las personas que cumplieran el perfil de la edad, independientemente del lugar de residencia.

Y es que de la existencia de las brigadas que irían a vacunar a los pueblitos y caseríos ya no se supo nada y lo más fácil -para ellos- fue establecer los centros de vacunación en las cabeceras municipales, lejos del conocimiento de la realidad geográfica de Chihuahua y de los habitantes de la Sierra Tarahumara.

¡Pues claro que les “sobrarían” vacunas! Si las brigadas no llegan a las casas de los adultos mayores indígenas, difícilmente serán vacunados. Eso les ocurrió por echar por tierra la larga experiencia de las instituciones de salud en la aplicación de vacunas.

La viruela fue extinguida gracias a que el personal de salud llegó a todos los rincones del país a vacunar; igual ocurrió con las vacunas del sarampión y poliomielitis.

Pero la estrategia está equivocada. A diferencia de aquellas enfermedades, ahora estamos en medio de una pandemia y lo que urge es aplicar la vacuna en los grandes centros urbanos, en los que se encuentran los más altos índices de contagio.

Pero ni ahí hacen bien cosas, vean lo ocurrido en Ecatepec y lo peor, con muy escasas cantidades de vacunas, lo que hace temer lo peor en cuanto lleguen las cantidades millonarias de vacunas que el gobierno ha anunciado, el caos puede ser infinitamente mayor a lo observado en los días recientes. De nada sirvieron, ni la llamada previa, ni del registro en internet.

Y luego, la velocidad de reacción. 

Las primeras informaciones de las vacunas “sobrantes” en la sierra llegaron el sábado. 

Solo hasta el mediodía del martes, cuando el escándalo era de dimensiones mayores y llegaban decenas de personas en camiones de empresas turísticas a tratar de aplicarse la vacuna, reaccionaron los gobernantes federales y estatales y llamaron a la población a no trasladarse de un municipio a otro para tratar de aplicarse la vacuna.

¿Estarán preparados para aplicar cientos de miles de vacunas diariamente?

[email protected]; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF

Luis Javier Valero Flores

Director General de Aserto. Columnista de El Diario