campaña frío 2022
Religión, libertades y gobierno

Religión, libertades y gobierno 27 de agosto de 2022

Mariela Castro Flores

Chihuahua, Chih.

Católicas por el Derecho a Decidir de México es una organización civil de personas creyentes, que desde una perspectiva ética, católica y feminista trabajan desde hace 28 años por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y jóvenes, incluido el acceso al aborto seguro y legal, y su vinculación con la justicia social, la democracia y la laicidad y que en nuestra entidad, quizá sean recordadas por trabajar en colaboración de Marea Verde Chihuahua en temas de incidencia política, más específicamente, en foros y trabajos legislativos que esta otra asamblea local, ha venido realizando con el mismo objetivo que hace a ambos grupos actuar políticamente.

Pues, el pasado jueves tuvieron a bien presentar los resultados de su “Encuesta de opinión sobre religión, política y sexualidad en México 2021” en la que se dan a conocer puntos interesantes y que bien reflejan -por los datos que nos arroja- una explicación cercana ante la falta de congruencia entre las actuales políticas estatales, con respecto de quienes hoy se erigen “actores políticos preponderantes”, basándose en el supuesto de que poseen “respaldo popular” en concordancia al cariz devocional que frente a la intervención de líderes religiosos y feligresías que están incidiendo políticamente en la actual administración estatal y municipal, se traducen a administraciones casi de carácter teocrático, no porque los que gobiernan sean religiosos (solo porque están impedidos por la ley) pero en términos de política social, educativa y económica, son estos criterios los que dirigen cada decisión que se toma. 

La muestra que se tomó en cuenta para la realización del presente trabajo fue una población mayor a 18 años, de diversos niveles socioeconómicos, regiones de residencia (incluyendo nuestro estado), a distintos grupos de edad y géneros con 5 líneas temáticas: creencias, importancia y valores de la religión, Sexualidad y reproducción, Laicidad, iglesias y Estado, Educación Sexual y Aborto. 

Uno de los primeros puntos a resaltar es que, del total de la muestra, el 78% de las personas encuestadas manifiestan ser católicas, el 11% evangélicas y un 11% sin una filiación religiosa, sorprende entonces el avance de grupos evangélicos como fuerza política con representación popular, partidos políticos y actores clave en la administración pública en espacios neurálgicos como educación y salud. 

Otro, es que, si bien el amor es reconocido como el valor más importante de la religión con un 42%, el valor que le sigue es la igualdad con un 14% y no otros, como pudieran imaginarse como la liberación o la redención que solo obtuvieron un 1% de las respuestas.

Cuando se trata de opinar sobre temas controversiales desde una perspectiva de fe, las personas se manifiestan a favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo en un 60%, a pesar de que, a la hora de manifestarse en relación a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, la tendencia favorable desciende un poco pero no de modo significativo, el 48% dice estar a favor. Estos datos son importantes porque lejanos al estigma, se encuentran las nociones que basadas en pánicos morales, pretendían impedir la adopción como mecanismo de restitución de derechos para niñas, niños y adolescentes que requieren que su cuidado sea puesto en manos de una familia que pueda brindarlo.

Otro gran tema es el aborto. 

Aun cuando anecdóticamente son cercanas las historias de sacerdotes que impedían la entrada a los templos de mujeres que utilizaran métodos anticonceptivos, hoy el tema ha dado un vuelco impresionante: en un 65% las personas consideran que las mujeres que abortan pueden seguir siendo buenas creyentes y en un 89% no encuentran restricción en el uso de métodos anticonceptivos y la manifestación de la fe. 

En términos de laicidad, iglesia y Estado, a menor edad menor es la credibilidad que posee la Iglesia Católica, es decir, no es popular entre las y los jóvenes, lo que está íntimamente relacionado a los escándalos de pederastia y la forma en que como institución se han gestionado, lo que ha impactado severamente en la percepción social respecto a la institución eclesiástica.

El punto de mayor interés para abordar en la presente colaboración es, sin duda, la de la educación. 

Del total de las personas encuestadas, el 67% no esta de acuerdo en que se enseñe religión en las escuelas, puede suponerse que el 31% son quienes vierten en el sector privado su opinión, ya que desde que la ley de asociaciones religiosas permite que la educación privada pueda ejercer esta vertiente, las escuelas privadas religiosas han normalizado sus prácticas y presencia con modelos que han comenzando a permear en las escuelas del sector público y que si bien se han realizado trabajos importantes por parte de la sociedad civil para impedir su avance, existen esfuerzos con camuflaje que operan a través de las grandes fideicomisos como FECHAC y FICOSEC con convenios que promueven la “sana convivencia” en la escuela y la casa a través de “escuelas para padres” impartidos en escuelas públicas sin ser aprobados por la Secretaria de Educación Pública. 

La promoción de valores que refieren dichos programas, desde luego, son valores de origen religioso a partir de lo que la iglesia define como “familia” y como ésta debe insertarse en la sociedad.

Sin importar filiación religiosa, el consenso es aplastante cuando se cuestiona sobre si se está de acuerdo en que haya educación sexual integral en las escuelas, el 90% dice que sí. Contrario al “mis hijos los educo yo”, solo el 9% de personas católicas y el 16% de evangélicas están en desacuerdo con la educación sexual, es decir, 9 de cada 10 personas esta de acuerdo en que se enseñe educación sexual en las escuelas, por tanto, es ilógica la insistencia en el empeño de promover valores que ya no están acordes a la realidad reconocida no solo en las aulas, también en el grueso de la sociedad.

En tanto que la educación sexual se reconoce como un derecho de las infancias, que las escuelas deben garantizar, según la encuesta, y que el aborto sigue al alza en aceptación como un derecho en su práctica, nuestras autoridades siguen siendo orientadas por prejuicios y dogmas religiosos que tergiversan el actuar institucional a través de la función pública que tiene como mandato constitucional permitir y habilitar un adecuado ejercicio de derechos.

Sirva la comentada encuesta como referencia en sus hallazgos como para entender el panorama del actual contexto al cual atender.

¡Enhorabuena a Católicas!

@MarieLouSalomé

Enlace: https://catolicasmexico.org/docs/encuesta-de-opinion-sobre-religion-politica-sexualidad-en-mexico-2021/

Mariela Castro Flores

Politóloga y analista política especialistas en género y derechos humanos.