Policías, las otras víctimas desatendidas de la violencia en Chihuahua

Policías, las otras víctimas desatendidas de la violencia en Chihuahua 30 de octubre de 2019

Ethan Tejón Herrera

Chihuahua, Chih.

"Nos están amarrando las manos en equipo, yo no tengo balas y tengo que comprarlas. Hemos estado en tiroteos como no tienes idea y en varios hay muertos. La última vez que estuve en uno fue hace cinco semanas cuando murieron cinco compañeros y nos aventaron granadas, el mando federal huyó como todo un cobarde".  

—Testimonio anónimo de un policía estatal de Chihuahua narrado en Reporte Índigo en el artículo "Policía estatal de Chihuahua, indefensa contra la delincuencia". Publicado el 27 de Junio de 2019.                  Después de la agresión registrada el pasado miércoles a un vehículo Mini Cooper 2016 con placas del estado de Sinaloa en el que se trasladaban dos elementos policiales que resultaron heridos en una plaza comercial de la ciudad de Chihuahua y de la emboscada y asesinato de dos elementos asignados a la policía ministerial en el municipio de Aldama a la altura del kilómetro 23 en la carretera Chihuahua-Aldama, van durante la presente administración del gobernador del estado Javier Corral desde que arrancó oficialmente aquel 4 de octubre de 2016 hasta el cierre de aquel trágico hecho, 99 oficiales policiales muertos en el estado con mayor expansión territorial en el país, el cual se encuentra sumido en una crisis de inseguridad pública y completa ineficiencia del aparato gubernamental al verde superados por la maquinaria de poder e influencia del crimen organizado. 

El comandante Francisco Javier Ontiveros Reyes y el agente Gerardo Barajas Chávez fallecieron el viernes de la semana pasada en represalia por un enorme aseguramiento de armas por parte elementos de la Agencia Estatal de Investigación adscritos a la Fiscalía Distrito Zona Centro en la localidad de Aldama, armamento que se presume era propiedad del líder criminal Sergio M. alias "El Menchaca". 

En el municipio de Aldama según reportes de las autoridades opera el grupo criminal de "La línea", el cual se encuentra dedicado activamente al narcomenudeo y al trasiego de drogas y estupefacientes en el corredor que va desde su base de operaciones en el municipio de Ojinaga pasando a la región de Aldama y finalmente termina pasando por algunos puntos de la ciudad de Chihuahua. 

Los dos mandos quedaron abatidos y abandonados en plena carretera después de que los criminales emprendieron la fuga a través de un vehículo gris marca GMC. Uno de los agentes ultimados quedó extendido sobre el suelo en la parte trasera de la unidad, una pickup color blanco después de tratar de repeler la unidad pero fue asesinado a tiros, el agente todavía tenía su arma en su mano antes de que pudiera defenderse mientras que el otro elemento cayo abatido adentro de la unidad.   

 Después de la desgracia vino el día del dolor y de velar a los agentes caídos en servicio, los cuales no contaron con la presencia del gobernador Corral, ni del fiscal del estado César Peniche Espejel. 

En lo que va del presente año van 4 elementos asignados a la policía ministerial asesinados. Mientras ocurría el atentado a plena luz del día, el fiscal Peniche se encontraba 3316.2 kilómetros de distancia de la capital chihuahuense en la capital estadounidense Washington D.C en una reunión con personal del Buró Federal de Investigaciones (FBI). 

Lamentablemente los cuerpos policiales tanto en Chihuahua como en otros estados se encuentran desprotegidos y desarmados ante el avance sin freno de la delincuencia organizada que nadie, ni la Federación, ni el gobierno del estado ha podido detener. 

Estos hombres y mujeres llamados al cumplimiento de la ley se arriesgan la vida cada día para hacer frente al crimen pero sin traer grandes resultados producto de la incompetencia de sus superiores al no equiparlos, capacitarlos y entrenarlos lo suficiente para sacar a nuestra entidad del estado anárquico en el que se encuentra sumido, lamentablemente la ley del narco se ha impuesto el norte y en el resto del país. 

En un artículo publicado en el diario de circulación nacional Reporte Índigo el día 27 de Junio de 2019, policías estatales dieron cuenta de su testimonio de manera anónima en el que denunciaron condiciones de desprotección y negligencia de parte de sus superiores con declaraciones como  "Aquí te mandan a matar por mil pesos", otro oficial agregó "Estamos bien cansados, ojalá Dios quiera que nos escuchen, ni derechos humanos. Nosotros tenemos que ponerle balatas a los coches, las medicinas salen bien caras, estamos a la deriva". 

Si le sumamos a esta situación las condiciones de inseguridad en el estado y el completo abandono de nuestros uniformados para hacerle frente a la delincuencia organizada también debemos contemplar la purga que existe entre los agentes que se encargan de la seguridad pública en el estado y los cuerpos policiales de la federación.

Los policías estatales rechazan a los mandos asignados de la Policía Federal al ligarlos los con actos de corrupción con el narcotráfico, los policías locales culparon del incremento del clima de inseguridad y violencia al nombramiento de Óscar Alberto Aparicio Avendaño, llegado de la Policía Federal para convertirse en Comisionado Estatal de Seguridad.       

Un elemento de la Policía Estatal expresó "Son los federales que llegaron los que no hacen nada, Aparicio está coludido", agregando "Hay comandantes muy buenos que se revelan y dicen 'agarremos parejo', pero a la gente de Aparicio les llega dinero del 'huachicol' (extracción ilegal del petróleo y sus derivados). Antes los estatales agarraban mucho malandro, como que ahora ya incrementó la inseguridad".             

Los policías de Chihuahua han solicitado al gobernador Corral el retiro inmediato de los mandos federales y dejar de vuelta las tareas de vigilancia y de seguridad a cargo de los oficiales del estado.      

En abril de este año se dictó la sentencia de 28 años y seis meses y de 28 años de cárcel a los ex policías federales que pertenecían a la CES, Jesús Cortez Jiménez e Israel Córdova Castro quiénes cometieron el delito de desaparición forzada en contra de tres personas el 9 de junio de 2017. 

Por su parte los miembros estatales enviaron a una carta al gobernador expresando su molestia e inquietud, en un fragmento de la misma se puede apreciar la indignación de los uniformados y hasta incluso de los peritos de investigación de la Policía de Investigación con las siguientes palabras

“Palabras vacías, desilusión y sobre todo frustración ha generado su fallida administración, un servicio médico deficiente; donde tenemos que esperar horas para recibir una consulta médica, con una notoria escasez de medicamentos, carencias en los recursos, teniendo que sufragar con activos propios las necesidades del servicio, como gasolina e instrumentos de oficina; condiciones de trabajo precarias, donde un agente del Ministerio Público tiene más de mil carpetas a su cargo y se le exige excelencia en sus labores, donde la dignificación que tanto se pregona en el Servicio Profesional de Carrera es nula” agregando “Muchas deficiencias más han sido sus referentes, odiosa resulta su justificación tras los graves errores cometidos por su antecesor, sin tener la capacidad de satisfacer las necesidades básicas de los Servidores Públicos que suscribimos el presente escrito”. 

Finalmente respecto a la precariedad de las condiciones laborales mencionan “Ya no esperamos nada extraordinario de usted, señor Gobernador, pero mínimamente lo justo. Recientemente la Fiscalía del Estado de Chihuahua, fue evaluada como la mejor del país, recibiendo distintivos a nivel nacional e internacional, permítame decirle que usted no es parte de ese logro, nuestras remuneraciones no se comparan ni medianamente con las de nuestros homólogos en otros Estados de la República”.

El gobernador Corral debe de escuchar a su pueblo y en este caso a los agentes del orden que forman parte del mismo, la crisis de ingobernabilidad en nuestro estado tiene varios actores.   

Para garantizar nuevamente un estado de derecho debe escucharlos, protegerlos, apoyarlos y animarlos a seguir en la lucha por la paz y la seguridad en nuestra región.

Power Gym