CERI 2020 -horizontal
Las confrontaciones como tragedia de la izquierda

Las confrontaciones como tragedia de la izquierda 15 de octubre de 2020

Leonardo Meza Jara

Chihuahua, Chih.

En estos días los debates en la izquierda morenista han arribado a una especie de clímax. En la prensa y en las redes sociales hay álgidas discusiones sobre el presente y el futuro del proyecto político que llevó al triunfo de la izquierda partidista en 2018. 

El tono del debate está llegando a una especie de cúspide. Si comparásemos este debate con un electrocardiograma del corazón ideológico y político de la izquierda, lo que se vería es un ritmo cardiaco acelerado que está a punto de salirse del papel o de la pantalla que registra los picos que suben y bajan de forma desenfrenada. 

Pero, ¿cuál es la forma y el contenido de este clímax, en los debates ideológicos y políticos de la izquierda partidista? El clímax al que están llegando estos debates tiene tres cualidades:

A) Una lucha descarnada por los espacios de poder partidista, cuyo telón de fondo es la lucha por los espacios de poder gubernamental que se estarán peleando en las elecciones del 2021 y del 2024. Lo que se pelea son las llaves y las puertas para acceder a las candidaturas en los procesos electorales de los años siguientes. 

Y queda claro, que la joya mayor a partir de la cual se materializa lo ideológico y político de la izquierda partidista, es la candidatura a la presidencia en 2024. A partir de lo anterior, tendríamos que estar hablando de una fetichización pragmática del poder en la izquierda partidista. En la actual coyuntura se identifican muchos indicios que señalan la presencia de una fetichización pragmática del poder en Morena. 

B) La continuidad de un comportamiento que ha sido una constante a lo largo de la historia de la izquierda en México (y en el mundo): las purgas. En la izquierda mexicana, las confrontaciones ideológicas y políticas suelen terminar en purgas que se manifiestan como: denostaciones, lapidaciones, juicios sumarios, expulsiones y destierros. 

En la historia del socialismo real y del Partido Comunista Mexicano, las purgas fueron una constante. Hace falta escribir una historia de las purgas en la izquierda mexicana. De hecho, la fundación de Morena entre los años 2012 y 2014, puede ser concebida bajo la lógica de una purga. 

A lo largo de la fundación de Morena, la izquierda del PRD fue denostada, lapidada y enjuiciada sumariamente a través de una purga. Las acusaciones de Porfirio Muñoz Ledo en contra de Mario Delgado o viceversa, tienen la forma de una purga. Desde luego, que las formas de llevar a cabo las purgas en la izquierda partidista han evolucionado, pero mantienen una condición que resulta innegable: El peor enemigo de la izquierda partidista puede ser la propia izquierda partidista. 

C) Podría admitirse que las recientes confrontaciones en la izquierda partidista tienen la forma de un melodrama, de una telenovela, que está atravesada por intrigas e injurias que forman parte de una historia que se ha repetido numerosas ocasiones. 

Interpretaciones exaltadas a partir de los intereses propios, acusaciones que se abren camino a través del señalamiento con el dedo flamígero del odio, enemigos jurados que se declaran en batalla infinita hasta ganarlo o perderlo todo, y un pragmatismo que muestra lo desnudo del poder. 

La izquierda morenista está atrapada en un pantano de intrigas e injurias, que lamentablemente giran hacia la derecha, de eso no hay duda. Pero, la forma de esta narrativa claroscura de la izquierda no es el melodrama o la telenovela, sino la tragedia. 

La narrativa oscureciente de la izquierda partidista en México es una tragedia en donde todos los personajes son antagónicos entre sí, en donde la maldad es señalada por unos y por otros de manera descarnada hasta mostrar las vísceras, y en donde la heroicidad (la posible heroicidad) de López Obrador, o de alguien más, se va opacando. 

Tal parece que la tragedia histórica de la izquierda consiste en maldecirse a sí misma ante el espejo, desde lo presente hacia lo futuro. A este respecto en específico, tendríamos que estar hablando de un oscurecimiento utópico de la izquierda. 

Finalmente, cabe la pregunta: ¿Dónde está el debate ideológico y político de la izquierda partidista en México? 

La respuesta está a la vista de todos. 

Este debate ha sido suplantado por: A) una lucha pragmática y descarnada por los espacios de poder partidista y gubernamental; B) la continuidad de la lógica de las purgas, en donde el peor enemigo de la izquierda partidista puede ser la propia izquierda partidista y; C) una tragedia confrontacional, que tendría que analizarse a partir del oscurecimiento del horizonte utópico de la izquierda mexicana.