Feliz 2023
La golondrina María Eugenia y el príncipe Jaime Federico

La golondrina María Eugenia y el príncipe Jaime Federico 26 de octubre de 2022

Leonardo Meza Jara

Chihuahua, Chih.

I.- Cuando se analizan las relaciones que se establecen entre los(las) políticos(as) y los empresarios, una de las premisas fundamentales plantea que se debe seguir el rastro del dinero y los beneficios compartidos. En las relaciones que se han establecido entre la actual gobernadora María Eugenia Campos Galván y el empresario Jaime Federico Elías Madero, hay un rastro de dinero y beneficios compartidos que tienen una historia que inicia el año 2017, cuando la panista recién había asumido el cargo como presidenta municipal de la ciudad de Chihuahua.

El rastro del dinero y los beneficios compartidos que unen a Campos Galván con el empresario Elías Madero llegan hasta el año 2022, donde aparece un contrato de 35 millones de pesos, que el gobierno del Estado y el Municipio de Chihuahua establecieron con la compañía AEFE para presentar la obra “La golondrina y su príncipe”. La denominación de la compañía “AEFE Producciones” es un acrónimo que está formado por las siglas de los nombres de productor artístico Alberto Espino (AE) y el empresario inmobiliario Federico Elías (FE). El nombre del empresario chihuahuense Federico Elías aparece como uno de los productores de la ópera “La flama sagrada”, que fue montada por la compañía AEFE el año 2016 (en: https://aefeproducciones.com/2020/06/24/la-flama-sagrada/). 

Diversos medios digitales en Chihuahua relacionan el nombre del empresario Federico Elías con la compañía AEFE Producciones y con el contrato millonario para presentar la obra "La golondrina y su príncipe” (“Maru ahora hace ‘negocios’ con la cultura; cancela FICH, pero otorga a su ‘socio’ Elías Madero 35 millones”, La Parada Digital, 24 de octubre de 2022; “Su administración pinta ya para ser otro sexenio perdido”, Omnia, 25 de octubre de 2022). Los 35 millones de pesos que se le estarán pagando a la compañía AEFE por la presentación de la obra “La golondrina y su príncipe”, son uno de varios negocios que conectan el nombre de la panista Maru Campos, con el nombre del empresario Elías Madero, quien a través de la compañía inmobiliaria CTU (Corporación Técnica de Urbanismo) ha recibido reiterados beneficios por parte de los dos últimos gobiernos del PAN en el municipio de Chihuahua. 

Una parte del escándalo que pone en la mira de la opinión pública las relaciones entre la gobernadora de Chihuahua y el empresario inmobiliario, tienen que ver con las decisiones equivocadas que se han tomado en la política cultural durante el actual sexenio, bajo la gestión de Alejandra Enríquez en la Secretaría de Cultura. 

Otra parte del escándalo en las conexiones entre la panista María Eugenia Campos Galván y el empresario Jaime Federico Elías Madero, están relacionadas con una serie de transacciones inmobiliarias que han beneficiado directamente a la actual gobernadora. A su vez, las relaciones entre Campos Galván y Elías Madero pueden ser rastreadas a partir de los permisos de construcción que fueron otorgados a la compañía inmobiliaria CTU durante la gestión de la panista en la presidencia municipal de Chihuahua. 

II.- El miércoles 19 de octubre en el Teatro de Cámara de la ciudad de Chihuahua, la gobernadora Maru Campos y el alcalde Marco Bonilla, encabezaron una rueda de prensa en la que se presentó la obra “La golondrina y su príncipe”. La gobernadora y el alcalde estuvieron acompañados en el presídium por la secretaria de Cultura, Alejandra Enríquez, la directora del Instituto de Cultura del Municipio, Fernanda Bencomo, el coordinador de Gabinete Luis Serrato, y los empresarios artísticos Adriana Rodríguez y Alberto Espino. Los políticos panistas comentaron los detalles de una obra musical que se estará presentando diez veces en el escenario de El Palomar, en la ciudad de Chihuahua. 

Uno de los datos que no fueron abordados en la rueda de prensa del 19 de octubre fue el costo del evento. Los diversos medios que cubrieron la rueda de prensa hablaron del montaje multidisciplinario del espectáculo, del número de artistas participantes, de los protagonistas, de los días en que se estará presentando el musical, de algunos detalles técnicos y, de la manera en que los asistentes pueden acudir a un evento que no es del todo gratuito. Pero ningún medio publicó información sobre los 35 millones de pesos que costará la producción de “La golondrina y su príncipe”, que estarán siendo pagados a partes iguales por el gobierno del Estado y el municipio de Chihuahua. 

Unos días antes de la rueda de prensa en la que se presentó el musical que ha generado polémica, los periódicos El Diario de Chihuahua y El Diario de Juárez publicaron la nota: “Tronó Corral el FICH. Dejó deudas con creadores y artistas locales e internacionales” (13 de octubre de 2022). En esta nota, la Secretaria de Cultura, Alejandra Enríquez, declaró que en el año 2022 no se llevaría cabo el Festival Internacional Chihuahua (FICH) debido a una deuda de 15 millones de pesos que dejó el gobierno de Javier Corral con los artistas y creadores que participaron en los festivales anteriores. En esta declaración de Alejandra Enríquez, no se dijo una sola palabra de la presentación del musical “La golondrina y el príncipe”.  

La declaración de la Secretaria de Cultura a El Diario, en la que se trató de responsabilizar al gobierno de Corral por la suspensión del FICH en 2022, es una jugada política y mediática que tiene la forma de un engaño. Habría que preguntarle a la Secretaria de Cultura en Chihuahua: ¿La causa por la cual se suspendió el FICH en 2022 tiene que ver con los adeudos que el gobierno de Corral dejó con artistas y promotores de la cultura, o más bien, está relacionada con la decisión de invertir 35 millones de pesos en la presentación de un solo evento artístico en una sola ciudad del Estado? 

Con los 35 millones de pesos que se le estarán pagando a la compañía AEFE Producciones por la presentación de la obra “La golondrina y su príncipe”, se pudo financiar con solvencia el Festival Internacional Chihuahua 2022. Pero los gobiernos de María Eugenia Campos y Marco Bonilla decidieron de manera arbitraria firmar un contrato con la compañía ligada al nombre del empresario inmobiliario Federico Elías. El contrato que beneficia a la compañía AEFE producciones fue otorgado por la vía directa, sin proceso de licitación alguna y mediante una decisión verticalista y autoritaria que no tomó en cuenta a la comunidad artística y cultural del estado de Chihuahua. 

En el año 2017, el Festival Internacional Chihuahua recibió un financiamiento de 35 millones de pesos, en 2018 este festival tuvo un gasto gubernamental de 19 millones de pesos y el año 2019 el FICH recibió un financiamiento de 17 millones de pesos (“A la baja presupuesto del Festival Chihuahua”, El Diario de Chihuahua, 11 de noviembre de 2019). En el año 2018, participaron en el FICH 200 artistas que formaron parte de 34 grupos artísticos, quienes realizaron 188 presentaciones en los 67 municipios del Estado. Para cubrir los costos de los eventos que se presentaron en los municipios de todo el estado se realizó un gasto de 1 millón 316 mil pesos, más IVA, según declaraciones de la entonces Secretaria de Cultura, Concepción Landa (“FICH costó millón y medio en honorarios, pero estuvo a punto de no poder pagarse: Secretaria de Cultura”, portal Difusión Norte, 24 de octubre de 2018). 

En el año 2019 los principales eventos del FICH se concentraron en las ciudades de Chihuahua y Juárez, pero las presentaciones artísticas llegaron a los municipios del sur del estado (Parral, Allende, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Huejotitán, Matamoros, Morelos, San Francisco del Oro, Santa Bárbara y Valle de Zaragoza), la región centro (Delicias, Meoqui, San Francisco de Conchos, La Cruz, Camargo, Jiménez y Villa López), la región serrana (Cuauhtémoc, Gómez Farías, Namiquipa, Bachíniva, Riva Palacio, Gran Morelos, San Francisco de Borja, Guerrero, Carichí, Cuisihuiriachi, Matachi, Batopilas, Chínipas, Temósachic, Urique, Bocoyna, Ocampo, Moris, Madera, Maguarichi, Guazarapes y Uruachi) y la región noroeste (Nuevo Casas Grandes, Ascensión, Janos, Galeana, Ignacio Zaragoza, Flores Magón y Buenaventura). 

Aún con los recortes presupuestales en los años 2018 y 2019 uno los objetivos de la organización del FICH fue dispersar la presentación de eventos artísticos en todos los municipios del Estado, para beneficiar al mayor número de espectadores. Otro de los objetivos de organización del FICH en los años anteriores, fue darle cabida a la participación del mayor número de artistas locales en las diversas disciplinas, de tal manera que los apoyos de difusión artística y remuneración económica se ampliaran entre los creadores.  

La política cultural durante el gobierno de Javier Corral, contrasta con las recientes decisiones tomadas por el gobierno de María Eugenia Campos. El gobierno anterior procuró democratizar la cultura para que los eventos llegaran al mayor número de municipios y habitantes del estado. 

El actual gobierno concentra un solo evento artístico y lo repite diez veces en la ciudad de Chihuahua. La gestión de Concepción Landa en la Secretaría de Cultura buscó beneficiar al mayor número de artistas y compañías locales, lanzando convocatorias públicas para incluirlos en el FICH. La gestión de Alejandra Enríquez dio una explicación tramposa sobre la suspensión del FICH en 2022 y, de manera discrecional, otorgó un solo contrato a una sola compañía. La gobernadora del estado y la Secretaria de Cultura, no han explicado con solvencia las razones por las cuales decidieron suspender el FICH en 2022 y otorgar un contrato millonario (17 millones de pesos) a una sola compañía artística que está ligada a un empresario que ha establecido relaciones claroscuras con los gobiernos del PAN. 

El escándalo por los 35 millones de pesos pagados a la compañía AEFE producciones, que nuevamente conecta el nombre de la panista Maru Campos con el nombre del empresario Federico Elías, es mayúsculo y deja ver las torpezas en el manejo de la política cultural del actual gobierno del estado. 

III.- En más de una ocasión las relaciones político-empresariales entre la actual gobernadora panista y el empresario inmobiliario de CTU han dejado preguntas sin responder. A unos meses de asumir el gobierno del municipio de Chihuahua, la panista Maru Campus le compró dos terrenos al empresario inmobiliario Federico Elías. Por el primero de los terrenos de 765 metros cuadrados, la actual gobernadora pagó de contado 2 millones 483 mil pesos, esta transacción fue realizada el 24 de febrero de 2017. Por el segundo terreno de 600 metros cuadrados, la panista pagó de contado 2 millones 418 mil pesos, en una compra que fue realizada el 27 de noviembre del mismo 2017. Ambos terrenos se localizan en Fraccionamiento Bosques de San Francisco II etapa, una de las zonas más exclusivas en la ciudad de Chihuahua. 

El notario que dio fe de la compra de los dos terrenos referidos, fue Luis Raúl Flores Sáenz, quien estuvo envuelto en el escándalo de la certificación de los recibos de la nómina secreta de César Duarte (“Notario que certificó recibos de la “nómina secreta”, escrituró propiedades millonarias a Maru Campos”, El Universal, 25 de mayo de 2021). 

En ningún momento se ha aclarado el origen del dinero con el cual la actual gobernadora pagó de contado dos terrenos, que en su conjunto alcanzan un valor de 5 millones de pesos en el mercado inmobiliario.  Las relaciones políticas y comerciales entre la actual gobernadora y el propietario de CTU no se quedan en la sola compra de dos terrenos en el exclusivo fraccionamiento Bosques de San Francisco. Algunos medios locales han publicado que el empresario Elías Madero le obsequió a Campos Galván un departamento en la Torre Cenit, que también se ubica en una de las zonas residenciales más exclusivas de la ciudad de Chihuahua:

“La Maru recibió, como obsequio, según los que saben, un departamento en la Torre Cénit. El regalo salió de la oficina de Federico Elías Madero, presidente de CTU (Corporación Técnica de Urbanismo) a quien le sirve la presidenta municipal de Chihuahua. El municipio invierte grandes cifras de recursos públicos en obras de vialidad que debería ejecutar CTU en los fraccionamientos que construye en la ciudad. Tanto poder tiene Federico Elías Madero sobre la alcaldía de la capital del estado, que designa al director de desarrollo urbano municipal en turno para cuidar sus intereses económicos... Un condominio, obsequiado a la alcaldesa, le cuesta a la comunidad decenas de millones de pesos en proyectos privados que, repentinamente, se convierten en necesidades públicas” (La Opción de Chihuahua, 29 de enero de 2019). 

Faltaría por realizar una investigación minuciosa de los permisos de construcción que el gobierno del municipio de Chihuahua le ha otorgado durante la gestión de Maru Campos y Marco Bonilla, a la empresa CTU para la edificación de fraccionamientos y torres de vivienda vertical. 

Por los datos que se rastrean en la prensa digital, los permisos y las facilidades de construcción que los gobiernos panistas le han otorgado a la empresa CTU han sido constantes. El 14 de febrero de 2019, durante la gestión de María Eugenia Campos, el cabildo de Chihuahua le concedió el permiso a CTU para la construcción de los fraccionamientos Bosque Real y Bosque Imperial, los cuales forman parte del Plan Maestro Valle Escondido. Ambos fraccionamientos abarcan una superficie que supera las 4 hectáreas y los permisos se otorgaron aún existiendo un litigio de por medio, en el cual los terrenos del proyecto inmobiliario Valle Escondido eran reclamados en propiedad por la familia Gómez Salas Prieto (“El colmo: aprueban en comisión otros dos fraccionamientos a CTU”, La Opción de Chihuahua, 14 de febrero de 2019). 

El 25 de febrero del año 2019, el cabildo de Chihuahua le otorgó el permiso a Jaime Federico Elías Madero, representante legal de Valle Escondido del Norte S.A de C.V, para la construcción del residencial Torralba, que también se ubica en la exclusiva zona del periférico de la Juventud en la ciudad de Chihuahua. Ese mismo día le fue otorgado a CTU el permiso para la construcción de un condominio comercial corporativo en la zona urbana conocida como Distrito Uno, uno de los espacios comerciales con más alta plusvalía en el corredor del periférico de la Juventud (“Autoriza cabildo la creación de 4 fraccionamientos y 1 condominio comercial”, El Puntero, 25 de septiembre de 2019). 

Ya en la gestión de Marco Bonilla como presidente municipal de Chihuahua, el cabildo de Chihuahua aprobó la solicitud del empresario Jaime Federico Elías Madero, para la construcción del Condominio de Usos Mixtos Quorum, que también se ubica en la zona comercial del Distrito Uno (“Aprueba Cabildo nuevo condominio Quorum y regularización de terreno”, El Heraldo de Chihuahua, 25 de mayo de 2022). 

Los permisos que han sido otorgados a la compañía CTU por parte del municipio de Chihuahua durante las gestiones de Campos y Bonilla, que forman parte de los proyectos inmobiliarios de Valle Escondido y Distrito Uno, no han sido documentados completamente por la prensa. Aquí se refieren solo algunos de los permisos y las facilidades que los gobiernos del PAN le han otorgado a la compañía CTU, faltaría realizar una investigación minuciosa sobre este caso en los archivos del cabildo de la ciudad de Chihuahua en los años recientes.

Lo que dejan ver las relaciones que se han establecido entre el gobierno de María Eugenia Campos Galván (a nivel municipal y estatal en Chihuahua) y el empresario Jaime Federico Elías Madero, son las maneras en que las decisiones políticas se ensombrecen al mezclarse con los intereses empresariales, que han convertido al sector inmobiliario en uno de los negocios más rentables en la ciudad de Chihuahua.

IV.- Según la información publicada en la prensa, el musical “La golondrina y su príncipe” está basado en la narrativa de Óscar Wilde, quien en el cuento “El príncipe feliz” narra la historia de un príncipe que convertido en una estatua después de su muerte, convive con una golondrina. La estatua del príncipe del cuento de Wilde, estaba “revestida de madreselva de oro fino”, tenía dos “centelleantes zafiros” en el lugar que ocupan los ojos y “un gran rubí rojo” estaba incrustado en la empuñadura de su espada. Pero el príncipe no era feliz, pues lloraba cuando veía la miseria en que vivía la gente de la ciudad. 

A lo largo del cuento de Wilde, la golondrina se convierte en mensajera del príncipe y le hace llegar a habitantes de los guetos miserables, las joyas que cubren su estatua. A una costurera le entrega el rubí de la empuñadura de la espada, a un joven estudiante y una niña vendedora de cerillas le entrega los zafiros que ocupan las cuencas de los ojos, y a los niños que viven en la miseria, la golondrina les lleva pedazos de la lámina de oro que cubre la estatua del príncipe. Después de haber entregado sus joyas a los pobres y con el intenso frío del invierno, la estatua del príncipe quedó convertida en un pordiosero, y la golondrina que decidió no emigrar, murió congelada. 

Pero la historia de la golondrina María Eugenia y el príncipe Jaime Federico es totalmente diferente a lo narrado en el cuento de Oscar Wilde. Lo que ha hecho el empresario dueño de CTU, no es una actividad caritativa o solidaria hacia la población vulnerable de la ciudad de Chihuahua, sino todo lo contrario. 

El príncipe Jaime Federico ha hecho uso de su poder económico y sus relaciones políticas para enriquecerse de forma sistemática mediante negocios de especulación inmobiliaria, que han divido la ciudad en dos sectores: el Chihuahua pudiente de la zona del periférico de la juventud y, el Chihuahua marginal del Cerro Grande, Jardines de Oriente, el Porvenir y Riberas de Sacramento. 

Y la golondrina María Eugenia no ha tenido ninguna actitud de sacrificio que la coloque al borde de la muerte en el frío invernal de la política local. Más bien, la actual gobernadora ha volado de un verano electoral a otro para refugiarse en el calor del presupuesto público. 

Maru Campos construyó su primer nido electoral en el verano del 2006, cuando fue electa diputada federal. De ahí, voló a la Delegación de Liconsa en Chihuahua, durante los años finales del gobierno de Felipe Calderón. En 2013, la panista volvió a construir su nido sobre el verano electoral para arribar a una diputación local. Y esa plataforma que la unió con el duartismo, le permitió anidar en los veranos electorales de 2015 y 2018, que la llevaron hasta la presidencia municipal de Chihuahua. 

En el verano del 2021, la golondrina María Eugenia siguió buscando el calor del poder político y económico que la encumbró en la gubernatura. 

Y según ha declarado en la prensa, la gobernadora tratará de alzar su vuelo hacia el verano de la elección presidencial en 2024. 

Lo que lleva entre manos la golondrina María Eugenia, no parecen ser zafiros, rubíes o láminas de oro que le entregará a los chihuahuenses, sino ansias de poder, ansias de un verano de beneficios políticos y económicos que tarde o temprano, se convertirán en otoño o en invierno…