Información falsa

Información falsa 9 de septiembre de 2019

Francisco Flores Legarda

Chihuahua, Chih.

Comencé a ser libre cuando...

Jorodowsky

Cuando se difunde tanta información falsa. Cuando se dan coyunturas tan inextricables -para mí, aclaro- como el relevo de mandos en ambas cámaras del Poder Legislativo es difícil abordar un tema, un problema ¿Y ahora de qué escribo? Siempre hay una salida o excusa, da igual. Las noticias se hacen enfadosas. Si no fuera por los libros no tendría pretexto para escribir. Y de lo que escribiré a continuación no será del gusto de agnósticos, ateos o de librepensadores, tampoco de creyentes doctrinarios. La veta religiosa aparecerá aquí para abrir una perspectiva de comprensión que se distinga del análisis cargado de odio, de insidia. Espero que así se entienda.

Si algo ha quedado a ojos vista es la mutación en el ejercicio del poder que se expresa en una paradoja: se retoma el Palacio Nacional como símbolo de la autoridad presidencial y se fumigan los modos de la política palaciega. Un palacio sin cortesanos. Es un modelo que se exige el presidente Andrés Manuel y les exige a sus colaboradores. Es su praxis política.

El elemento que destaco, eso pretendo, es la religiosidad del gobernante. No es en el sentido doctrinario de un culto, tampoco eclesial. Eso lo pondría en colisión con el Estado laico.

Religiosidad como forma de ser, de relacionarse, de ponerse al servicio de los demás anteponiendo valores a través de fraseos coloquiales: “pórtense bien”, “no soy un ambicioso vulgar”. Alto contraste con la era tecnocrática. López Obrador hace de la historia de México su religión, la maestra que a través del pasado nos despeja el futuro.

El otro componente de su religiosidad, que es sin oraciones, ni templos ni vanguardias, es ese afán de recorrer el país (otros presidentes ya lo habían hecho). Pero al presidente le viene ese afán antes de ostentar el cargo. Ha recorrido el país y de ahí una de las claves de su rotundo triunfo en las urnas en el 2018. Es más, así conquistó el poder antes de ganar las elecciones. Mayoritariamente la sociedad lo había adoptado como su guía. Una Larga Marcha, que a diferencia de la de Mao Tse Tung (1893-1976), no fue una hazaña militar.

Pablo de Tarso (inicios de la era cristiana) tal vez sea una mejor comparación, su itinerancia para visitar a las originarias comunidades cristianas, de Jerusalén a Roma, con el arma de la palabra hecha epístola. De Tijuana a Chetumal, la palabra se hace en las “mañaneras” y en las asambleas populares. Suena ocurrente, lo parece. Aquí pongo unas citas para sustanciar la ocurrencia, tomadas del trabajo de Günther Bornkamm:

“Lejos de presentar las ideas filosóficas, morales o religiosas, en deducciones que llenen largos párrafos y en discusiones de carácter especulativo, evita a conciencia el lenguaje técnico y elevado, y se mueve a un nivel dialogal lleno de vida, con frases cortas e incisivas; presenta objeciones que responden al punto de vista de un adversario imaginario, hace intervenir al oyente o al lector como si fuesen interlocutores y, como quien dice, no les pierde ni un momento de vista lo único verdaderamente importante para él era la misión que había recibido y no su propia persona.”

“No hemos hablado todavía aquí de una determinación de la asamblea, acerca de la cual los Hechos guarda silencio, pero que Pablo menciona al final de su informe: ‘sólo que nosotros debíamos pensar en los pobres, cosa que he procurado cumplir con esmero’”.

“Para él la parte esté siempre en función del todo y que, sin embargo, al mismo tiempo no se crea en el derecho de perder de vista lo singular por razón del conjunto. Ambas cosas están para él mutuamente implicadas… Al apóstol le incumbe aquí la tarea de poner fin a la disputa surgida entre dos grupos rivales que se criticaban o se menospreciaban unos a otros por razón de sus respectivas actitudes con respecto a determinadas prescripciones dietéticas, y a exhortarles a la reconciliación.”

“El inmenso trabajo que Pablo tuvo que llevar a cabo en la floreciente comunidad efesina, y también el enorme influjo que debió ejercer en los alrededores de la ciudad y en sus demás comunidades. Esto lo confirman las cartas que escribió desde Efeso, en las cuales hace frente a sus problemas y a sus desviaciones, dando fuerzas, infundiendo ánimo y enseñando, pero también amonestando y atacando.”

“Pablo no luchó en solitario. Precisamente las cartas, que escribió desde Efeso o en las que alude a Efeso muestran que le apoya un aguerrido ejército de colaboradores.”

Pidiendo disculpas por el exceso de citas, solo por eso. Jamás está en mi intención convertir al lector hacia determinada creencia. El interés está en destacar semejanzas en la forma de relacionarse para alcanzar fines. Así poder entender que el movimiento de AMLO tiene altas probabilidades de no ser pasajero, a pesar de MORENA.

Salud y larga vida.

Profesor por Oposición de la Faculta de Derecho de la UACH.

@profesor_F