Homicidios en México ¿Qué hacer?

Homicidios en México ¿Qué hacer? 10 de enero de 2020

Javier Félix Muñoz

Chihuahua, Chih.

AMLO cerró su primer año de gobierno con 35 mil homicidios dolosos, con cifras oficiales de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal. De seguir esta tendencia, el sexenio de la 4T terminará con un saldo de 210 mil homicidios dolosos, prácticamente iguales a los sexenios de EPN y Calderón.

Esa cifra me dice que el marco conceptual de AMLO, en relación con las muertes producidas por el narcotráfico está equivocado, puesto que, en ese marco teórico, se atribuye el grueso de las víctimas de homicidios dolosos en México, a la supuesta guerra que emprendió Calderón contra el narcotráfico que, en realidad, presuntamente, fue una alianza con uno de los cárteles, el de Sinaloa, para eliminar a todos los demás y quedarse el cártel de Sinaloa y su alianza con el gobierno federal, con el monopolio de ese negocio, como parece argumentar el fiscal general de Brooklyn, N.Y., USA, en su acusación contra Genaro García Luna.

Si fuera cierto, que los centenares de miles de vidas perdidas en los sexenios pasados de Peña Nieto y Calderón, se debieran principalmente a la guerra del gobierno federal contra el narco (de militares contra narcotraficantes) ¿Por qué siguen las cifras a la alza en el primer año de gobierno de Andrés Manuel–4T, en el que oficial y realmente esta guerra está concluida?, sin guerra tenemos como resultado en el primer año de gobierno 35 mil homicidios dolosos y 210 mil en el sexenio, de seguir esta tendencia como hasta ahora, lo evidenció el primer año de gobierno.

Mi tesis es que: el grueso de los homicidios dolosos, se da en una guerra entre los diferentes cárteles, no en enfrentamientos con las fuerzas armadas federales, estatales o municipales.

De acuerdo a entrevistas realizadas a 33 ex narcos por Karina García, en su tesis doctoral para la Universidad de Bristol, Inglaterra, éstos manifiestan que: “no se meten al negocio del narcotráfico porque no tengan otra opción, sino porque esa es la que mejor les garantiza más dinero y más rápido.”

Los homicidios dolosos en México irán a la baja, solamente ganando no la guerra militar, sino la guerra cultural, de una sociedad y un gobierno, que durante décadas maleducó a millones de mexicanos, con la falacia de que es más importante un dinero fácil y rápido, así se adquiera “trabajando” con la delincuencia organizada, que una vida con un propósito de trabajo, un objetivo en el cual, es más importante el bien común que el bienestar individual.

Solamente modificando la violencia estructural de un Estado organizado, para mantener a una minoría en el poder económico, es decir, mediante una transformación radical verdadera de las instituciones en México, será posible que la juventud no solo tenga becas, lo cual está muy bien, sino que también tenga oportunidades de trabajo, que permitan a millones de mexicanos vivir en condiciones dignas, sin los lujos que permite el narcotráfico, pero sí con el bienestar indispensable, para quien trabaja honradamente y sus familias.

Problemas complejos, como el del narcotráfico y la delincuencia organizada, no admiten soluciones simples, menos simplistas.

Si existe en la 4T una estrategia contra los homicidios dolosos de la delincuencia organizada, de acuerdo a las cifras del primer año de gobierno los resultados no son positivos.

Andrés Manuel reconoce que impedir que la violencia siga creciendo es una tarea pendiente.

 ¿Cómo hacerlo?

Es tarea de todos aportar análisis y propuestas de solución, no es un asunto que solo el Presidente pueda resolver.