campaña frío 2022
Fue un crimen de Estado

Fue un crimen de Estado 20 de agosto de 2022

Gerardo Arturo Limón Domínguez

Chihuahua, Chih.

“En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.": George  Orwell.

 

Dedico este trabajo a la memoria de los
jóvenes normalistas muertos de Ayotzinapa.
Ellos son mártires
Víctimas de una realidad que trasciende a la muerte.
Es la vida de los jóvenes de hoy que viven y mueren
sin esperanza y con injusticia.
Son motivo de nuestro grito imperativo,
mismo que demanda comprensión de que la sangre joven
no puede ser malgastada en la violencia.
¡Alto Ya…!

 

La Comisión para la Verdad concluye que Ayotzinapa “fue un crimen de Estado”.

Con esas palabras el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, ha señalado que autoridades federales del más alto nivel fueron omisas en buscar el fondo de una acción que por su misión ha derivado hasta hoy en la desaparición física que  cobra con dicho informe visos de muerte al  señalar el posible destino de los estudiantes

Se menciona categórico por parte del subsecretario a quien hay que reconocerle su compromiso en este y muchos más casos.

Así la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela de Ayotzinapa, en 2014, en la noche del 26 de septiembre en Iguala Guerrero, fue la conclusión a la que ha llegado la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia, puesta en marcha hace tres años y medio, por mandato del presidente, Andrés Manuel López Obrador. La comisión ha presentado este jueves su informe, por medio del subsecretario de Derechos Humanos, indicando  “No hay indicios” de que ninguno de los normalistas desaparecidos esté vivo, ha dicho el subsecretario.

Es la primera vez que un alto funcionario del Estado verbaliza en público, en un acto oficial, un comentario repetido cantidad de veces en la intimidad estos años. La posibilidad de que alguno de los 43 apareciera con vida era remota. El mes que viene se cumplen ocho años del ataque.

Así que el recibir un informe de 103,  es un trago difícil de digerir para todos, pero mayormente para los padres de los muchachos que han bregado con ánimo de esperanza todo este tiempo.

Todos recordamos lo sucedido en la noche entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, es mas aunque poco referido el botón de alarma en este caso llamado de los 43 que realmente fueron 44 si consideramos que el cuerpo del normalista de Ayotzinapa, Julio César Mondragón -encontrado muerto en Iguala el 27 de septiembre de 2014, tras los ataques a los estudiantes-de quien se dice fue desollado y extraídos sus ojos[U1] , caso por demás patológico, deja ver que algo muy muy fuerte se dio esa noche, que aun esta resguarda en la penumbra de la complicidad y el silencio.

Lo que vino después es conocido DESAPARECIERON, documentado 43 JÓVENES pero nunca aclarado el POR QUÉ.

Se habló en su momento de la confusión de ellos, los estudiantes, al tomar secuestrado un camión al menos  comprometido en su interior con una  carga de valor para quienes provocarían la tragedia.

EL WATERLOO DE PEÑA NIETO

Nadie podría concebir la verdadera transición en México, sin este día negro para el gobierno del PRI y de Peña Nieto, bajo el entendimiento que la opereta de la transición representada por Vicente Fox que  no fue sino eso, una parodia de transición de terciopelo,  para hacer creer que todo cambiaba, solo para seguir igual, en el gatopardismo más puro garantizado por un PRIAN que aun ahora busca retomar un poder que no supo usar en estos últimos 30 años de menos.    

LA NOCHE QUE CUBRIÓ TODO

A decir del informe de Encinas lo ocurrido es noche del 26 de Septiembre de 2014 constituyó un crimen de Estado en el que concurrieron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano”, ha dicho Encinas, en conferencia de prensa desde Palacio Nacional. “Estuvieron involucradas autoridades de todos los niveles”, ha añadido.

Encinas se refería principalmente a la policía de Iguala y del pueblo vecino de Cocula, cómplices de Guerreros Unidos en el ataque contra los estudiantes. Aunque también a policías de otros municipios cercanos que participaron del ataque, caso de Huitzuco o Tepecoacuilco, además de otros “agentes estatales”. Todos juntos atacaron aquella noche a los estudiantes, que habían acudido a Iguala a tomar autobuses para, días más tarde, viajar a Ciudad de México, a conmemorar la matanza del 2 de octubre de 1968.

El subsecretario ha señalado además “que autoridades federales y estatales del más alto nivel fueron omisas y negligentes” e, incluso, las ha acusado de “alterar hechos y circunstancias” para establecer una conclusión “ajena a la verdad”.

DE LA INVENCIÓN DE LA VERDAD HISTÓRICA A LA VERDAD A SECAS

Este caso ha cobrado una vigencia urgente en atención por la captura el viernes pasado de Jose Murillo Karam quien fue  el arquitecto de esa verdad histórica. 

Si la expuso a nuestra inteligencia, que desde entonces la desdeño como tal, nadie creyó la versión  del basurero misma que se supo se había construido con torturas de detenidos y que los hechos del Río San Juan, el lugar donde Murillo dijo que los criminales habían arrojado los restos de los estudiantes después de quema.  

Cualquiera que estuviera pendiente entonces de la prensa sabe que el viejo priista vivía acorralado. Según la prensa en ese momento decía; La Fiscalía tenía abierta una investigación por los contratos irregulares que tres empresas de sus familiares habían recibido del Gobierno federal y de otros tantos ejecutivos estatales. En pocos años -los que pasó Murillo al frente de la PGR- las compañías habían obtenido contratos por más de 300 millones de dólares.

Parece, ahora sí, que llega el fin de Murillo. Criado en las filas del PRI en Hidalgo, Estado que el partido siempre ha gobernado hasta este mismo año, Murillo llegó a gobernador en la década de los noventa. Poco después dio el salto al Gobierno federal, como subsecretario de Seguridad, de la mano de Ernesto Zedillo. En los años del PAN se refugió en el Congreso. En diciembre de 2012, Peña Nieto lo rescató y el resto es historia.

Su inminente entrada en prisión parece definitiva, a juicio de la gravedad de los delitos que se le imputan, que imponen su reclusión hasta que se celebre el juicio. Solo su edad o una enfermedad podrían construir escenarios distintos. El fiscal cansado permanecerá en la cárcel mientras tanto, a la espera de su visita al juez”

DE ULTIMO MOMENTO SE INFORMA QUE

El juez ordena detener a 20 “mandos militares” y elementos de tropa por el ‘caso Ayotzinapa’

Además de los soldados, pide la captura de 44 policías, 14 presuntos criminales y cinco “autoridades administrativas y judiciales” de Guerrero

Un juez ha ordenado la detención de 20 “mandos militares y personal de tropa” por el caso Ayotzinapa, según ha informado la Fiscalía mexicana en un comunicado divulgado este viernes. Desde finales de 2020, la Fiscalía traía en la mira “al menos a 30 militares” (Fuente EL PAÍS)

COROLARIO 

No pensemos que todo termina, la realidad es que otra etapa comienza.