Este trío son la misma gata

Este trío son la misma gata 10 de septiembre de 2019

Francisco Flores Legarda

Chihuahua, Chih.

- ¿Por qué el amor me esquiva?
- Porque lo andas pidiendo en vez de darlo.

Jodorowsky

En la anterior entrega hice una serie de observaciones sobre el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador. Su modo de comunicarse/informar sin intermediarios le ha permitido hasta ahora tener una aceptación popular por encima del porcentaje de votos obtenidos por él, el año pasado (2018), esto según diversas encuestas.

Qué hay de otros liderazgos, el de los grandes empresarios que prefieren no tener visibilidad política. No han estado a favor de algunas medidas tomadas, lo de la cancelación del aeropuerto de Texcoco no les gustó, por ejemplo. 

Pero les gustó cuando López Obrador dio la cara y salvó a México provisionalmente de una guerra arancelaria con Estados Unidos amagada por Donald Trump. Uno a uno, los grandes empresarios han ido llegando acuerdos con el presidente de la república. Tal vez no todos se sumen, pero saben que hay garantías a la propiedad, como el respeto a los contratos o la negativa de recurrir al expediente de las nacionalizaciones. 

El no crear nuevos impuestos, pero sí cobrar los existentes. Reducir el costo de la corrupción. No incrementar y hacerse cargo de la deuda pública heredada. Estos son rasgos que generan confianza.

Por el lado de los partidos políticos, sus liderazgos todavía no superan la zarandeada que les dieron en las anteriores elecciones federales. Se incluye a Morena, este partido mientras no consolide una estructura será una veleta de AMLO; el PRD quiere cambiar de nombre, pero no se le ve reuniéndose en las plazas públicas convocando a los ciudadanos. 

Un partido burocratizado que solo entiende de trámites y de convocatoria a celebridades, algunos de celebridad muy cuestionada; el PAN tiene a Marko Cortés, quien tampoco hace mucho por conectarse con la gente, salvo en los medios cuando lo pelan o en las redes con escaso éxito. 

¿Dónde está ese partido que parecía haber superado la larga hibernación que lo confinó como un partido místico del voto? 

En el PRI la situación está peor, Alejandro Moreno -Alito- no ha resultado un hálito de esperanza para los priístas. Sin presupuesto a disposición no tienen manera de encauzarse a la reconquista del voto; Movimiento Ciudadano, un partido nacional dirigido por Dante Delgado Rannauro que en realidad es un partido regional comandado por Enrique Alfaro. Muy limitado. La morralla partidista opta por acomodarse.

 


Están, por otra parte, los suspirantes a líderes nacionales y a contendientes serios y creíbles de López Obrador. En realidad ellos son testaferros, esto es, obedecen a quienes los financian. 

BD54DEDB-086B-47D7-B534-057990F84205.jpeg
Felipe Calderón es un caso raro, formalmente y según actas ganó la presidencia en 2006. El IFE de entonces, y el INE que lo sustituyó, valoran otros datos supervinientes de operaciones al margen de la formalidad. 

Calderón Hinojosa, por default, debería ser un líder nacional que sin dificultad reuniera rápido los requisitos para crear un nuevo partido. No es así porque ha sido de origen un dirigente traidor (de Castillo Peraza) y fraudulento.

¿Quién le estará metiendo dinero a su proyecto de partido? No muchos, por lo que se aprecia. Además, insiste en convocar a la clase media acomodada; otro caso para la araña es Gustavo de Hoyos Walther. Director general de un despacho de abogados, desde el año de 2016 dirige el sindicato patronal conocido como la Confederación Patronal de la República Mexicana. 

Sin arrastre para ser considerado un verdadero líder nacional, pegado a unas siglas que sí son nacionales, se la pasa divagando en “tuíter”, desde donde promueve el movimiento para encartarse como presidenciable. 

No me acuerdo como se llama su proyecto, así de interesante y cautivador resulta; el otro proyecto es el de Claudio X. González Guajardo. 

Hay poco que agregar a lo que ya exhibió el periodista Ernesto Ledesma (RompeViento TV) sobre este líder. CXGG destaca por su opacidad para informar sobre la relación de apoyo financiero a sus organizaciones civiles Mexicanos Primero y Mexicanos Unidos contra la Corrupción y la Impunidad, tal vez seguir la pista anotada por Darío Célis en El Financiero sobre la asociación civil ZIMAT. 

CXGG ha sido incisivo para desprestigiar a la educación pública y a la política social, pero nada dice en su cruzada contra la corrupción de empresas como Oceanografía, Odebrecht, Oro Negro, OHL y otras empresas ligadas a la extracción de recursos públicos por la vía de las influencias políticas. Este trío son la misma gata, nada más que revolcada.

Salud y larga vida.

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH.

@profesor_F