En Oaxaca ya es ley, que lo sea en todo el país también

En Oaxaca ya es ley, que lo sea en todo el país también 5 de octubre de 2019

Mariela Castro Flores

Chihuahua, Chih.

En Oaxaca ya es ley, que lo sea en todo el país también

Mariela Castro Flores

 


“Es alarmante la situación. Al año, 11 mil niñas que se convierten en madres producto de violación. Y dada esa urgencia, estamos trabajando en fortalecer esta estrategia, acciones para reforzar la atención de las y los jóvenes de las 32 entidades”.

Nadine Gasman

 

 

 

La semana pasada el Congreso de Oaxaca vio una de sus más polémicas discusiones, la que tuvo como desenlace sacar del código penal el aborto como delito, lo que se traduce a que ninguna mujer tenga que ser criminalizada ni pise la cárcel por ejercer su derecho a interrumpir un embarazo.

A la par, se conmemoraba un aniversario más, el doceavo, de la despenalización en la ahora Ciudad de México (CDMX) lo que ha permitido 209,353 procedimientos legales y gratuitos de los cuales, ninguno implicó muerte materna.  De esta cifra el 34.8% reportaron ser amas de casa, 25.1% fueron estudiantes, 24.2% empleadas, 41.3% tener prepa concluida, 31.8% la secundaria y el 17.9% educación superior. El 28.8% están en unión libre, el 12.2% son casadas, el 41.4% ya eran madres. De esos procedimientos 168,003 fueron con medicamentos, 45,711 por aspiración y 3,041 por legrado uterino; de todas las cifras anteriores, 63 mujeres fueron procedentes de Chihuahua (Interrupción Legal del Embarazo ILE. Estadísticas abril 2007 al 26 de septiembre 2019. Secretaria de Salud de la CDMX/ ile.salud.gob .mx).

A la luz de las cifras que se traducen en evidencia científica de lo que implica el fenómeno de despenalización en la capital del país, hay una profunda negativa para ver la reivindicación del derecho que se posee a abortar en atención a lo que se pretende combatir: un problema de justicia social y de salud pública.  Por eso la Marea Verde en todo el territorio nacional no deja de crecer. La jornada del #28S en Chihuahua luego de un ambiente de estigmatización y persecución de parte de la alcaldesa Maru Campos para las mujeres que luchan y las feministas logró tener como respuesta el MorrasFest, un festival político-cultural inédito en el que a lo largo de su duración contó con una audiencia itinerante de 1000 personas superando las expectativas de las organizadoras porque no solo estudiantes, jóvenes, feministas y mujeres asistieron,  también familias que recibieron información sobre salud sexual y reproductiva con su principal consigna: aborto seguro, gratuito y legal mientras a la par en el Congreso de la Unión se presentaba una iniciativa para despenalizarlo en todo el país y en el centro histórico de nuestra ciudad se desplazaba una enorme manta verde con la leyenda: ABORTO LEGAL. Por otro lado, por todas las ciudades más importantes de la nación protestas, marchas y manifestaciones con el mismo motivo se realizaban.

Y es que la realidad abrumadora no espera. En la semana que recién concluye, la presentación del programa ENAPEA (Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes), GEPEA en Chihuahua de parte de la directora del InMujeres (Instituto Nacional de las Mujeres) Nadine Gasman, reveló que al año 11 mil niñas menores de 14 años de edad se convierten en madres, es decir, cada día 32 niñas quedan embarazadas, -cierre los ojos, concéntrese y piense bien en lo siguiente, imagine que le sucede a 2 de cada 5 niñas en el país dentro de su hogar-  mayor parte de estos embarazos ocurren por violaciones sexuales cometidas, principalmente, por familiares. Eso sí que es un infierno y no el que pretenden dibujarnos las personas que se oponen al avance de legislaturas progresistas que favorecen el reconocimiento de los derechos de todas las personas, sobre todo, las que son minorías. 

Y es que es muy común escuchar que si se legaliza el aborto se convertirá en un método anticonceptivo, contrario a lo que la evidencia recogida por 12 años que indica que del total de mujeres que se realizaron un ILE solamente un 12% se había realizado un aborto previamente; además, menos del 1% de ellas (un .38% exactamente) interrumpieron su embarazo en más de dos ocasiones y antes de que piense que por ese menos del 1% se debe cancelar este derecho, no, le sugiero que lo piense bien, porque quien de modo permanente juzga también aborta: el 65% de las mujeres que asistieron a una clínica pública de la CDMX con este fin se declararon católicas y el 5% se reportaron cristianas evangélicas. (información de Data Cívica).

Quienes pugnamos por maternidades elegidas consideramos que las mujeres son las únicas que deben estar en pleno control y poder de su cuerpo y que el aborto debe dejar de ser un privilegio solo para quienes viven en el centro del país y hoy también por fortuna en Oaxaca, para acercarlo a las que padecen la peor parte: las pobres, las indígenas, las adolescentes y las niñas, a las que se les pretende obligar a parir siendo tan pequeñas o sin contar con las condiciones que favorezcan una vida digna para quien venga al mundo.

Porque no dejamos de decirlo, una vida no se salva solo con dejarla nacer.

marielacastroflores.blogspot.com

@MarieLouSalomé

Power Gym