El tercer informe

El tercer informe 3 de septiembre de 2019

Francisco Flores Legarda

Chihuahua, Chih.

Lo que doy, me lo doy. Lo que no doy,

me lo quito. Nada para mí que no sea para los otros.

Jodorowsky

El primero de septiembre escuchamos un discurso referido al estado que guarda la administración pública de turno.

Hace tiempo que los desacuerdos cerraron las puertas del Congreso para que el presidente de la república se hiciera presente en el inicio de trabajos de la legislatura de ocasión y diera lectura al informe presidencial.

Acabar con el día del presidente se hizo consigna.

Nadie proporcionó idea sobre qué hacer ante este vacío simbólico y sistémico.

Total, la resolución de un cuadro novedoso no tiene consenso. Así, sin sorpresas, debido a que se dieron informes (discursos) previos, el espacio para torcer lo dicho quedó restringido. Además, entre semana el titular del Ejecutivo da conferencias de prensa y los fines de semana realiza asambleas populares para informar a sus conciudadanos.

Hay que tomar en cuenta que en esta alusión al primer informe de gobierno se habla desde una estructura programática del sexenio de Peña Nieto y no quedó suficientemente modificada. Hasta dentro de un año veremos el empaque de la 4T sin residuos.

Está el rubro agropecuario, por ejemplo, del que se hicieron varias referencias, pero solo en el año 2020 se verán indicios, efectos, de la actual orientación de la política al campo.

Lo mismo habrá qué decir de la política social con relación a su efecto de contener y disminuir la delincuencia y la violencia. López Obrador acepta que no tiene que presumir mucho en materia de inseguridad, aparte de la creación de la Guardia Nacional. La delincuencia sigue y sigue, sin detener sus acciones sangrientas. De lo que sí se puede estar seguro es de que las acciones sangrientas no provienen del Estado. Las razias se acabaron y, en consecuencia, sus daños colaterales se extinguieron. De lamentable memoria lo sucedido en el Tecnológico de Monterrey el 19 de marzo de 2010.

La economía estancada es una adversidad frontal a los mejores deseos de la 4T.

Los signos de las finanzas públicas sanas evitaron un cuadro desastroso.

Desatorar el gasto público y acuerdos puntuales con empresas y empresarios quizás puedan detener la caída para el cuarto trimestre de este año. Pudo ser peor, se supo vadear la guerra de aranceles esgrimida por el gobierno de Donald Trump. Un punto a favor.

El “elefante reumático” no fue invitado al evento, su ausencia comentada en las crónicas del día después. La administración pública federal, la Función Pública para mayor especificidad, que está a la caza de las desviaciones tiene que dar un paso adelante. No solo se trata de evitar la corrupción, sino de poner en modo transformador a la burocracia. Inercias y rezongos gremiales postran al elefante ¿Habrá un programa especial para activar a la burocracia en su conjunto? El esquema de capacitaciones, auditorías y sanciones es rutina del pasado de simulación previsible. Falta por encontrar la fórmula para convertir a los servidores públicos en actores de la cuarta transformación.

Con avances, deficiencias y omisiones discursivas, el presidente López Obrador mantiene la llama de la esperanza en su gobierno. Por qué le cae bien a la mayoría de la gente, porque ha sabido situarla como su interlocutor. Los que no se sienten colocados en esa condición y además se han consumado en odiadores del presidente, el primero de septiembre fue un gancho al hígado.

Salud y larga vida.

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH.

@profesor_F

Power Gym