Juanga 2022
El aumento en las tasas de interés ¿Hundirá la economía?

El aumento en las tasas de interés ¿Hundirá la economía? 28 de junio de 2022

Serafín Peralta Martínez

Chihuahua, Chih.

Llevamos tres semanas viendo como las autoridades de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) sigue el paso de cerca al aumento de precios, y al concluir que no se puede detener la escalada de precios, tomaron la decisión de aumentar las tasas de interés.

En México pasa lo mismo, el aumento de precios en productos básicos como el huevo, la tortilla, el pan, el aceite, la carne, entre otros; al no poder controlar su aumento permanente, en prácticamente un mes y medio, desde que se puso en práctica el Paquete Contra la Inflación y la Carestía, las autoridades del Banco de México procedieron en el mismo con la misma política: aumentar las tasas de interés, en una proporción similar de tres cuartos de punto o sea 75 puntos.

En lo que va del año, el Banco de México (Banxico), ha incrementado su tasa de interés cuatro veces, y la ha llevado, desde 6% a como estaba en febrero hasta el 7.75% en junio de este año, con el fin de intentar contener los altos niveles de inflación que se han registrado y que están poniendo en jaque la recuperación de la economía, y afectando a la población más vulnerable, sobre todo, a las familias con menores ingresos.

En Estados Unidos las tasas de interés en el periodo del COVID, en 2020, estaban en un cuarto de punto, es decir, en .25 puntos. Posteriormente, en 2021, dado que la economía mantenía un ritmo de crecimiento ascendente, las tasas de interés fueron aumentando poco a poco, hasta alcanzar el 1.75% con el aumento del pasado 15 de junio, es el tercer aumento desde marzo de este año, y el objetivo es detener el aumento de precios o detener la inflación.

Es decir, al igual que en México, la principal preocupación es detener la inflación con una política de aumentos en las tasas de interés. Si no funciona esta política, tanto en Estados Unidos como en México, será un fracaso estar aumentando las tasas de interés y no controlar el aumento de precios.

Definitivamente, el esfuerzo que se hace para controlar el aumento de pecios de bienes y servicios en general, distorsiona el funcionamiento de la economía, ya que el aumento en las tasas de interés, debiera de detener el consumo y bajar la demanda.

Al aumentar las tasas de interés, se encarece el costo del dinero y disminuirá la propensión a comprar, porque el crédito se vuelve más caro. Las personas, las empresas, las familias y el gobierno dejarán de recurrir a los financiamientos como una manera de adquirir bienes o como una forma de conseguir liquidez.

De eso se trata, de que, con el aumento en las tasas de interés, se desestimule el consumo y limite la propensión a conseguir financiamientos.

La política de aumentar las tasas de interés es con el objetivo de desalentar el consumo, de detener una demanda excesiva de productos que no hay en el mercado y porque escasean. Si los productos escasean, es cuando los expendios o los proveedores aumentan los precios.

Para que no aumenten los precios, debe de haber suficientes productos. Abastecer el mercado, las tiendas, los super mercados, los centros comerciales, los mercados ambulantes, sólo es responsabilidad de los productores. Establecer un control de precios al desabasto, no parece ser lo correcto.

Al gobierno y a las autoridades de los gobiernos locales, les falta diseñar un programa alimentario, que incentive con apoyos de financiamientos baratos y con subsidios la producción de alimentos y de productos cárnicos. 

Lo que hace el gobierno es tratar de controlar el aumento de precios, con una medida que tiende a asfixiar la economía y mermará su ritmo de crecimiento. 

Las consecuencias que veremos serán las siguientes:

El aumento en las tasas de interés volverá más caro el crédito, porque los bancos, las financieras, las arrendadoras, los prestamistas en general aumentarán sus tasas de interés con que financian los préstamos.

Con el aumento en las tasas de interés, aumentarán los precios de los artículos en las tiendas comerciales que se ofrecen o se compran a crédito.

El aumento en las tasas de interés, alejarán o desalentarán la compra de casas, de terrenos, o de autos porque las financieras o los bancos facilitarán los préstamos, pero con un interés más alto.

Un aumento en las tasas de interés, hará que los bancos como BANAMEX, BANORTE, INBURSA, SANTANDER, ETC, BANOBRAS y NAFIN, presten menos por el aumento de sus tasas de interés en los préstamos que les soliciten.

El aumento en las tasas de interés, hará que aumente el costo de las pólizas de seguros de autos o de gastos médicos, al ajustarlas con un incremento en las tasas de interés.

El aumento en las tasas de interés en Estados Unidos, aumentará la deuda externa de México que está contratada en dólares y aumentará sus amortizaciones.

Definitivamente el aumento en las tasas de interés sólo favorece al capital como incentivo a la inversión especulativa, pero conducirá a un menor crecimiento de la economía mexicana. 

A su vez la economía estadounidense podría entrar en una recesión que arrastraría a la economía mundial.