Deben “entender” a la sociedad civil

Deben “entender” a la sociedad civil 10 de junio de 2019

Francisco Flores Legarda

Chihuahua, Chih.

Sé coherente contigo mismo

Jodorowsky

El 2 de junio del 2019 se eligieron gobernadores, uno en Baja California y otro en el estado de Puebla. Se afirma que hubo baja participación. Esto quiere decir que candidatos y partidos no lograron convencer a la ciudadanía para que participara copiosamente. Así fue por una estrategia equivocada, basada exclusivamente en los medios y en promocionales, sin hacer diferenciación de audiencias, ni consistentes campañas a ras de suelo.

Como si la sociedad civil a la que se dirigen los contendientes electorales fuera espejo de la gente con formación universitaria y/o capacidad económica. Una deformación de la era neoliberal, expulsando imaginariamente a la mayor parte de las representaciones económicas o de clase (Adónde íbamos con la sociedad civil) y territoriales. Con el neoliberalismo la sociedad civil se redujo a los grandes empresarios, sus ideólogos y organizaciones civiles satélites (La "sociedad civil" chiquita).

Los derrotados no entienden por qué perdieron cuando bien podrían suponer, sobre todo en el PRI, que no reconstruyeron lazos con la sociedad civil pues los que tenían los destruyeron en aras de sacudirse el corporativismo, quedándose con membretes vacíos. Esos membretes cuya sola presencia les partía el hígado a los tecnócratas. Las privatizaciones o reformas estructurales desincorporaron de facto a grandes sectores de la población adicta al PRI. El coletazo se dio con Peña Nieto en su relación con los gremios del magisterio, los electricistas y los petroleros.

Si algo faltó en las elecciones recientes fue dirigirse a la sociedad civil, específicamente a la relacionada con el orden territorial del barrio urbano y la comunidad rural. Se carece de una extensa investigación antropológica de campo que nos dé cuenta de los perfiles actuales de estos conglomerados poblacionales. Peor aún, este orden territorial ha sido dejado en algunas regiones o municipios en la indefensión, frente a la acción de la delincuencia organizada.

Desde otra perspectiva de comprensión, vale considerar también, desde la fundación del Estado laico y la consecuente supresión de la religión de Estado, se desincorporaron a las creencias religiosas de su identidad estatal para que se realizaran en la pluralidad de la sociedad civil, dejando perfectamente reconocida la libertad de creencias. Su marco de acción es la sociedad civil, no es el Estado, sus autoridades.

Por eso, cuando el presidente López Obrador convocó a una reunión de unidad nacional –la celebrada en Tijuana, Baja California, el sábado 8 de junio. A los religiosos que se les concedió la palabra, actuaron no en calidad de autoridad política alguna, sino en tanto expresiones de la sociedad civil. Al igual de otros participantes de carácter étnico, empresarial o de cualquier otra figura de la sociedad civil.

Entender a la sociedad civil para comunicarse con ella es tarea del político y de los partidos. Me parece que solo Andrés Manuel y algunos de sus colaboradores lo han entendido desde hace tiempo, aunque no solo se trate de eso. Menos ahora, desde la posición de gobernantes, con mayor cantidad de recursos, estos son, información y presupuesto.

Salud y larga vida y luchar para vivir.

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH.

@Profesor_F

Power Gym