Crisis en Seguridad Pública
Sin Retorno

Crisis en Seguridad Pública 27 de febrero de 2017

Luis Javier Valero Flores

De confirmarse la renuncia -o separación del cargo- del jefe de la Policía Municipal de Juárez, Sergio Almaraz, y el rumor de que varios mandos de la Fiscalía General del Estado no aprobaron los exámenes de confianza, hasta ahora desmentido por el vocero de la Fiscalía y no desmentido por el vocero de lGobierno del Estado, Antonio Pinedo, mostraría a plenitud una gravísima crisis en la seguridad pública, en uno de los peores momentos.

En lo que es una más que riesgosa secuencia del nombramiento de Jorge González Nicolás como Director de Seguridad Pública del municipio juarense, el ascenso y la supuesta reprobación de Almaraz en los exámenes de confianza realizados por la PGR, vino a convertirse en un elemento más -ignoramos en qué medida- del agravamiento de los índices de homicidios aparecidos en toda la entidad y especialmente en las dos principales urbes chihuahuenses, Juárez y Chihuahua, que aparecen con promedios por encima de los estatales en el número de homicidios por cada 100 mil habitantes.

Pero que 6 mandos de la FGE reprobaran también, pone en grave entredicho la conducción de la seguridad pública en el estado. Es la prueba palmaria del gravísimo error cometido de dejar en manos de la estructura dejada en la Fiscalía por el gobierno de César Duarte.

De acuerdo con la información disponible, “fuentes al interior de la FGE”, reportó El Diario (Nota del Staff, El Diario, 27/II/17) “reprobaron los exámenes de control de confianza… el fiscal especializado en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, Jesús David Flores Carrete y Carlos Mario Jiménez Holguín, fiscal de la Zona Centro”, así como “el comandante de la Policía Estatal Zona Centro, Alberto García Ocaña y el de la Zona Sur, Leonardo Joaquín Calzada Contreras… Juana María Castañeda Terrazas, coordinadora de la Unidad de Delitos contra la Integridad Física y Daños de la Zona Centro, tampoco aprobó los exámenes”, consistentes en la evaluación del entorno social y situación patrimonial, y de cuatro exámenes, el psicológico, el poligráfico, el médico y el toxicológico.

No son los únicos, se dice que están en la misma situación, Luis Enrique Acevedo Loera, segundo comandante de investigación en Chihuahua y que “Carlos Mario Jiménez Holguín, fiscal de la Zona Centro, está entregando cartas responsivas de estos funcionarios a su cargo que no aprobaron los exámenes para que puedan permanecer en sus cargos”. (Ibídem).

¿Se aplicará la ley?

De resultar ciertas todas estas informaciones, merced a las cuales las dos principales administraciones públicas de Chihuahua estarían reprobando en transparencia pues la FGE y la Dirección de Seguridad pública municipal de Juárez han manejado este asunto con total opacidad.

Mostraría a plenitud el altísimo descuido del gobierno de Duarte en esta materia, no obstante que los índices delictivos disminuyeron abruptamente en varios rubros y echaría por tierra la tesis de que dejar la seguridad pública a mandos reprobados en las pruebas de confianza no rinde dividendos.

Pero más cierto será que la disminución de la incidencia delictiva obedeció a otras razones, algunas de ellas no ligadas a los marcos legales establecidos y a que, fundamentalmente, los ejércitos de la guerra de los cárteles quedaron disminuidos.

Hoy vuelven por sus fueros.

Contrariamente a la creencia más generalizada, los exámenes de confianza aplicados a los mandos y elementos policíacos no se reducen al examen toxicólogico; un aspecto muy importante es el estudio del patrimonio personal y familiar, el que muy frecuentemente no coincide con los ingresos devengados legalmente.

¿A cuáles de ellos no aprobaron los mandos de la FGE y los responsables de la policía municipal de Juárez?

¡En manos de quienes estamos! ¡Cuánto desprecio por la legalidad y la sociedad a la que juraron servir!