A pesar de las partidas federales, Chihuahua ha incrementado su deuda: La Jornada

Disminuyeron recaudaciones y en 2017 hubo un subejercicio por casi $5 mil millones

El primer año completo de Corral, con déficit; aún debe $2 mil millones a proveedores

query_builder 6 de marzo de 2018
Ciudad de México

Periódico La Jornada

Martes 6 de marzo de 2018, p. 13

En enero pasado el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, encabezó una marcha que duró 16 días desde ese estado a Ciudad de México para exigir la entrega de 900 millones de pesos por parte del gobierno federal; sin embargo, en los primeros 15 meses de su mandato la deuda pública pasó de 22 mil millones de pesos a 27 mil millones, en números cerrados.

Además, de enero a diciembre de 2017 las finanzas estatales registraron un subejercicio por 4 mil 965 millones de pesos, la mayor parte correspondió a recursos que el gobierno local podía haber aplicado de manera libre en programas de obra pública, desarrollo social, educación o salud.

En su informe de gobierno Corral Jurado señala que durante los primeros 15 meses de su gestión obtuvo ingresos globales por 72 mil millones de pesos, 19 por ciento fueron con programas propios y por otros beneficios, mientras el resto provino de la siguiente manera: 12 por ciento por convenios federales, 33 por ciento por aportaciones federales y 36 por ciento por participaciones federales.

De enero a diciembre de 2017 –el primer año de gestión completa de Corral Jurado– los reportes financieros del gobierno de esa entidad refieren que el subejercicio se reflejó en 74 de 91 rubros en términos generales, y que el subejercicio fue de 4 mil 965 millones 389 mil 594 pesos.

Lo anterior consta en la página de Internet http://ihacienda.chihuahua.gob.mx/ tfiscal/edosfinan/2017/ pptal/cacech_53diclasif objgtoLDF_4to.pdf

En un año se generaron $3 mil millones menos

Los informes publicados en el portal de Transparencia Fiscal de Chihuahua refieren que los ingresos generados por el estado disminuyeron de 2016 a 2017, al pasar de 13 mil 885 millones de pesos a 10 mil 599 millones, sobre todo por una disminución en el cobro del rubro denominado “aprovechamientos”, que son los ingresos que obtienen las autoridades por el cobro de recargos, intereses moratorios o multas, además de los ingresos por cuotas carreteras, los cuales disminuyeron de 7 mil 41 millones a 3 mil 441 millones de pesos.

Al respecto, el informe de gobierno (página 129) señala: “se aplicaron estímulos fiscales consistentes en el no pago de impuestos estatales, por parte del gobierno estatal y municipales referente a las contribuciones extraordinarias o especiales, derechos y aprovechamientos, por la cantidad de 844 millones 970 mil pesos, con lo que se beneficiaron las finanzas públicas del estado y sus 67 ayuntamientos, así como sus organismos descentralizados, entidades paraestatales y entes de derecho público, tales estímulos se estipulan en la ley de ingresos de 2017”.

Déficit y subejercicio

En el informe de gobierno (páginas 131-132), Corral señaló que “para el adecuado cumplimiento de sus funciones y en la ejecución de obra pública, registró una erogación total de 75 mil 414 millones de pesos, de los cuales corresponden al periodo octubre-diciembre de 2016 un monto de 16 mil 186 millones de pesos y a enero-diciembre de 2017 un total de 59 mil 228 millones de pesos”, es decir, la totalidad de los recursos reportados como ingresos propios y de programas federales.

A pesar de la complicada situación financiera que vive Chihuahua por deuda pública de corto y largo plazo, que dejó César Duarte Jáquez, Corral Jurado presentó en noviembre de 2016 los proyectos de ley de ingresos y de egresos con un déficit (diferencia entre ingresos y gastos) por 3 mil 599 millones de pesos, sin haber ajustado desde la presentación de éstos ante el Congreso estatal los programas o áreas que deberían tener recortes presupuestales para no recurrir a un mayor endeudamiento.

Cuatro quintas partes del presupuesto de Javier Corral provienen de partidas federalesFoto Yazmín Ortega Cortés

El mandatario, de filiación panista, reconoció en su informe: “para el presupuesto de egresos del estado ejercicio fiscal 2017 se consideró una previsión presupuestal de 61 mil 955 millones de pesos, en contraste con los 58 mil 356 millones de pesos de la ley de ingresos de ese mismo ejercicio fiscal, lo cual representó un balance presupuestal negativo por la cantidad de 3 mil 599.3 millones de pesos, lo que obligó a establecer una serie de acciones mediante un plan de austeridad que le permitiera lograr una estabilidad presupuestaria y, por otro lado, la eliminación gradual del déficit estructural”.

Aunado a lo anterior, aunque el Ejecutivo chihuahuense conocía la imposibilidad de cubrir sus perspectivas de gasto en el ejercicio fiscal 2017, la Secretaría de Hacienda de Chihuahua realizó modificaciones (aumentó) la proyección de gasto en 2 mil 241 millones de pesos hasta alcanzar un presupuesto de egresos de 64 mil 195 millones 125 mil 221 pesos.

A pesar de eso, al 31 de diciembre de 2017 la Secretaría de Hacienda de Chihuahua reportó haber devengado (es decir, recibió facturas por servicios realizados) por un monto de 59 mil 230 millones 735 mil 627 pesos, y solamente había pagado 57 mil 913 millones 353 mil 644 pesos a sus proveedores.

Eso significa que en el primer año completo de mandato de Javier Corral su gobierno retrasó o incumplió pagos por servicios y obras ya entregados o realizadas por un monto de mil 317 millones 381 mil 983 pesos.

Además de eso, los reportes financieros que pueden ser consultados en la página http://ihacienda.chihuahua.gob.mx/tfiscal/ edosfinan/2017/pptal/cacech_53 diclasifobjgtoLDF_4to.pdf , señalan que durante el periodo de enero a diciembre de 2017 el gobierno del mandatario blan-quiazul reportó un subejercicio por un monto total de 4 mil 965 millones 389 mil 594 pesos.

La fiesta de números, incumplimiento normativo

El pasado 20 de febrero la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer el documento Auditoría financiera con enfoque de desempeño 16-A-08000-14-0672, la cual tuvo como objetivo “fiscalizar con un enfoque integral el proceso de contratación de financiamiento y la gestión de los recursos obtenidos, así como la sostenibilidad de las finanzas y de la deuda pública y la revelación de todo lo anterior en la información contable y financiera, de acuerdo con las disposiciones aplicables”.

Esto es importante porque de esa manera se obliga a que los gobiernos estatales cumplan con el proyecto de presupuesto de egresos que apruebe la legislatura local y los recursos que se ejerzan “deberán contribuir a un balance presupuestario sostenible”.

En sus conclusiones la ASF señala que el gobierno de Chihuahua “no cumplió en el plazo que concluyó el 25 de octubre de 2016, lo establecido en el artículo tercero transitorio de la ley de disciplina financiera de las entidades federativas y de los municipios, otorgado a esas figuras para realizar las reformas a las leyes, reglamentos y disposiciones administrativas, a fin de que el estado legisle sobre la materia de responsabilidad hacendaria y financiera de manera armónica” con dicha legislación, y aunque pasó un año (hasta octubre de 2017) para que se realizara esta modificación legal, el Ejecutivo chihuahuense no había enviado la iniciativa al Congreso local.